¿Cómo lograr ahorrar?


En muchas ocasiones  nos hemos preguntado cómo es que gastamos tanto dinero y no nos damos cuenta. Bueno, la realidad es que sí nos damos cuenta pero al momento de hacer las cuentas dejamos de lado esos pequeños gastos que creemos no son de suma importancia, es decir, subestimamos y les prestamos poca atención a las pequeñas cosas, pero si nos detenemos un poco a pensar,  ¿realmente son tan pequeñas que no nos permiten ahorrar?

¿Por qué no podemos ahorrar?

Si analizamos un poco  más las cosas que compramos todos los días nos daremos cuenta que en realidad, existen productos que adquirimos que no son tan necesarios como creíamos. Y si sumáramos todo lo que gastamos en esas pequeñas compras podremos ver que estamos perdiendo la oportunidad de ahorrar una buena cantidad de dinero.

  Los gastos hormiga

Estas minúsculas compras que por sí solas no suelen significar un gasto a la cartera, son llamadas compras hormiga. En efecto, como las hormigas, una no hace la diferencia, pero toda una horda de hormigas ya nos cahorrar ausa impacto. De la misma forma pasa con esas compras pequeñitas que haces en la mañana, los chicles, el cigarro, el desayuno en la calle, el refresco, el dulce entre otras cosas.

Los gastos hormiga suelen representar entre el 10 y el 13 % del salario mensual de una persona, lo que nos lleva a pensar seriamente si debiésemos seguir la rutina de las compras de éste tipo o si nos abstenemos de las mismas y empezamos un plan de ahorro o inversión que nos produzca mejores resultados.

Se calcula según Profeco que el total de estos gastos asciende en promedio a $14,000 al año, por persona laboralmente activa y a $3,100 por año por persona no activa, en este último rubro encontramos a los estudiantes de entre 9 y 24 años de edad.

El ahorro y la inversión

Si ya has decidido pasar de largo ante los puestos de dulces, es importante que guardes muy bien ese dinero que has decidido no gastar.  Una de las mejores formas de ahorrar es ir pasando a una cuenta de ahorro sin comisiones o  cuentas de ahorro y  bancarias sin saldo mínimo esos pequeños “picos” que sobran de tu dìa o tu semana.

Una vez que tengas una cantidad considerable puedes invertirla través de las siguientes opciones:

Los fondos de inversión son un conjunto de inversionistas que unen su capital para invertir de forma conjunta y obtener mayores rendimientos que si lo hicieran de forma individual.  Este tipo de inversión es bastante viable para quienes invierten por primera vez ya que tiene horizontes de inversión a elegir, el riesgo es medio-bajo y los instrumentos son variados.

Este tipo de inversión es básicamente el resguardo de tu dinero por parte del banco por un tiempo determinado. Durante ese tiempo el banco podrá invertir tu capital para al finalizar el plazo entregarte rendimientos. Si no tienes destinado el dinero para algo en particular, o no piensas utilizarlo en un determinado periodo, las inversiones a plazo sin duda son tu mejor opción. .

Las cuentas de ahorro son como la alcancía de  cochinito pero en el banco. Ahí se guardan los ahorros y puedes disponer de ellos, en la gran mayoría de los casos cuando lo requieras. La desventaja de éste tipo de cuentas bancarias es que el rendimiento se calcula con el promedio del saldo que ha permanecido constante en la cuenta lo que generalmente hace que sea muy bajo.

Dejar de consumir en cosas pequeñas puede resultar al principio muy difícil, pero con el tiempo, al ver cuánto puedes ahorrar e invertir con los pequeños gastos que realizas a diario puede cambiar tu perspectiva.  Cuando ya empiezas a ver el resultado de tu esfuerzo es cuando notas que la abstinencia del consumo hormiga ha valido la pena.